Compartir:

Pautas de crianza para formar niños libres de estereotipos de género

Primera-infancia

El 31,02% de la población son niñas, niños y adolescentes (15.454.633)¹ un porcentaje bastante grande que necesita unas mejores pautas de crianza para lograr unos mejores adultos y una mejor sociedad. Hablemos sobre las nuevas masculinidades.

Por qué cambiar las pautas de crianza

“En mi época era diferente” afortunadamente. Cada año que pasa avanzamos y mejoramos.  La crianza también debe evolucionar porque si construímos unos conceptos más equitativos y nuestros niños son más amables consigo mismos y con los otros, el futuro también será equitativo y amable que solucionan conflictos de manera no violenta, recordando que en los primeros años de vidas ellos determinan sus valores y sus formas de relacionarse con los otros. Si queremos una mejor sociedad, el cambio comienza hoy con los más pequeños.

 

La masculinidad o mejor, la crianza machista

Por muchas generaciones se ha tenido una concepción de hombre con ciertas características que parecían darle poder a los niños pero realmente les impide su desarrollo; era normal decir cosas como “los niños no lloran”, “los hombres no son débiles”, “tienes que aguantar como un varón”, así que los niños (adultos hoy) crecieron con la idea de que su papel es el del fuerte, dominante, sin sentimientos o al menos sin hablar de sus sentimientos, el que provee.

 

Los resultados de la crianza con estereotipos de género

La masculinidad no es orgánica, es reactiva y se desarrolla como rechazo a lo femenino, en los discurso que les decimos se repiten frases como corres como niña, solo las niñas lloran, pegas como una niña, ¿qué le estamos enseñando a los niños sobre las niñas para que crean que es algo problemático y desastroso ser comparado con una? Pareciera que se crían a los niños con el único objetivo de no ser como una niña o como un homosexual porque cualquiera de los dos significan debilidad y los hombres de verdad no son débiles; así que uno de los primeros efectos es un rechazo hacia el otro u otra y por lo tanto una sociedad desigual en donde el otro no tiene el mismo valor. 

 

Si la fuerza se mide a través de la violencia, no estamos realmente criando niños fuertes sino violentos, es por eso que las cifras de violencia las encabezan las personas de género masculino e incluso se tuvo que crear un delito penal porque la violencia de hombres hacia las mujeres es sistemática. De enero a marzo de 2021 ya van 158 mujeres asesinadas en Colombia solo por ser mujeres (2).  

Y esta violencia también resulta hacia ellos mismos, demostrar fuerza también es no demostrar sentimientos, porque las emociones se consideran un síntoma de debilidad; el resultado de esto, entre muchos otros, es un porcentaje de suicidios mayor en niños que en niñas. De 2015 a 2019, 777 niños de 5 a 17 años se suicidaron y el porcentaje cada año sube (3), una forma de crianza tan peligrosa que nos está costando muchas vidas.

 

Igualdad-en-los-niños

 

Pautas de crianza positiva

 

Primero: niños fuertes pero no violentos

Las inseguridades se alimentan con la concepción de no ser lo suficientemente hombre, por eso una de las pautas de crianza que debemos tener en cuenta en el desarrollo de los niños es enseñarles que la fuerza no es sinónimo de violencia sino de seguridad. Una seguridad en quién se es, una autoestima saludable formada en la libertad de sentir y expresarlo, de llorar, de tener gustos diversos y de no temer por demostrarlo.

Segundo: una comunicación clara y sin juicios

La palabra de los niños y niñas en una sociedad justa tiene un gran valor, menospreciarlos es un error. Por eso, es importante establecer un ambiente en el que se sientan tranquilos y cómodos al hablar; este ambiente se construye con confianza, demostrándoles que se les cree y que cada cosa que dicen es importante. Solo el 46,9% de las niñas, niños y adolescentes dicen contarles sus problemas a los adultos que cuidan de ellos y un 17,7% reportan que los mayores nunca se enteran (4), a estas cifras debemos ponerles cuidado.

La distancia entre adulto-niño los llevan a refugiarse en otras personas de su edad que vienen con una forma de crianza diferente, por eso es necesario tener el control y darles lo que ellos necesitan para resolver sus dudas, afianzar las buenas maneras de desarrollo y darles la seguridad de que otros no pueden usar sus sentimientos en su contra. Debemos trabajar los sentimientos con ellos, asegurarles que llorar y estar triste son emociones válidas y expresarlas les ayuda a procesarlas, cuando esto no se les permite, tramitan sus emociones a través de la ira y la violencia. Formemos niños más sensibles, empáticos y sin rechazo a sus emociones, para eso es necesario escucharlos, que se sientan cómodos de hablar sobre lo que sienten; así ayudaremos a disminuir cifras tan escandalosas como la de la tasa de suicidios. 

También te puede interesar: Cómo le apostamos a la primera infancia

Tercero: infundir deseo por los buenos hábitos

Los niños serán buenos en lo que más practiquen. Esto nos lleva a promover una práctica continúa en lo que necesitan, como la educación. La deserción escolar en Colombia es de 3,6 puntos en los niños y 2,9 en las niñas 5, la diferencia es notoria y es uno de los resultados de tratar de manera diferente a los niños y las niñas. Estos terminan viendo como una opción el abandono del colegio, e incluso en muchos hogares colombianos se les exigen dejarlo para trabajar. 

Una buena crianza es también recordarles y demostrarles la importancia de los buenos hábitos en ellos, hábitos cómo seguir asistiendo a su institución educativa o cómo tener una vida activa en el juego, en lugar de trabajar.

 

Deserción escolar

 

Cuarto: educación de los niños con un nuevo enfoque

El rol del hombre por mucho tiempo ha sido el de proveedor, con ese estereotipo se le enseña a los niños que un hombre de éxito es un hombre con estabilidad económica y los referentes reales mundiales o de ficción culturales lo alimentan. Esto es grave en un país que tiene un problema de trabajo infantil, esta población presenta un 69,1% de los niños entre 5 y 17 años que trabajan 6.  

Es nuestro deber mostrarles otras formas de éxito, redes de apoyo (no necesitan poder solos) y una estimulación correcta que los lleve a ser la mejor versión de sí mismos sin creer que esta se mide monetariamente.

Quinto: libre desarrollo de las habilidades de los niños

Otra de las falsas ideas inculcadas en los niños es que sí o sí deben tener habilidades atléticas y que tienen unos juegos determinados por su género. Cierto tipo de juegos parecen un tema de hombres, por ejemplo en Colombia el interés por el fútbol se toma como señal de masculinidad, pero la verdad es que el juego no está vinculado al género y le puede gustar o no a los niños sin que esto sea muestra de su masculinidad. Aquí también juega un papel sus cuidadores, debemos liberar el género del juego desde el momento en que les compramos juguetes (darles muñecas, por ejemplo) hasta el momento en el que les decimos qué deben jugar o no; que sean ellos los que decidan qué los divierte. 

La libertad en la primera infancia es vital, es necesario dejarlos mostrar sus gustos para ayudarles a desarrollar las habilidades que les interesen y recordar que a los niños también les puede gustar las muñecas, el baile, el teatro, el rosa y cualquier actividad que se crea falsamente femenina.

 

Crianza-en-los-niños

 

Una crianza para la igualdad de los niños

Si seguimos estas pautas de crianza el ambiente en casa, colegios y otros, será más equitativo, porque ya no será blanco de violencia por ser diferente, entre niños entenderán que el libre desarrollo los beneficia a todos, disminuirá el bullying, mejorará su propia autoestima, se crearán relaciones y amistades más fuertes y seguras. 

Todos tenemos un rol; son los papás, mamás y adultos responsables de los niños la base de su crianza pero también los educadores, familiares, amigos y cualquiera que se relacione con ellos, por eso es importante tener claras estas pautas entre todos, para que juntos las alimentemos y logremos que los niños crezcan mentalmente saludables, en ambientes equitativos y libre de machismos. 

 

También te puede interesar:  

Qué es el impacto colectivo

Por qué es importante la primera infancia

Importancia del regreso a clase

 

Referentes

  1. Dane para niños
  2. Observatorio Feminicidios Colombia 
  3. Alianza por la niñez colombiana 
  4. DANE
  5. DANE
  6. DANE

Compartir:

Otras noticias

Reescribamos la historia de Colombia desde la construcción de paz

Un recorrido por la historia de Colombia para leer en familia Lee este capít...

¿Qué es el urbanismo y cómo se deben diseñar las ciudades para niños?

El diseño de las ciudades en Colombia a través del recuerdo ¿Te acuerdas de ...

desarrollo-integral-de-la-primera-infancia

El desarrollo del país está en la primera infancia

Los primeros años de vida Desde que estamos en la barriga de nuestras madres e...

Ver todas las noticias