Compartir:

Guía para lograr una atención integral a la primera infancia

Atención-Integral-A-La-Primera-Infancia

¿Recuerdas cómo los primeros años de tu vida marcaron el resto? El desarrollo de los niños y las niñas requieren una atención integral a la primera infancia que vincule nutrición, protección emocional y educación de calidad.

Qué es la atención integral a la primera infancia

Los primeros años de vida son importantes porque nos ayudan a definir el mundo y cómo nos enfrentamos a él. Parafraseando a BMJ Global Health, 2019, los niños y niñas que tienen problemas en su desarrollo temprano, tienen menos habilidades personales y sociales y menos capacidad para beneficiarse de la escolarización […] como resultado, las intervenciones durante los primeros tres años de vida son más eficaces y menos costosas que los esfuerzos posteriores para compensar las adversidades tempranas y promover el desarrollo humano (1)

Así que esta es la razón por la que la atención a la primera infancia debe ser integral, no solo se trata de su educación sino de su desarrollo como ser, con los estímulos correctos y las condiciones adecuadas para que se desenvuelvan. En Colombia contamos con el código de la infancia y la adolescencia (2) que los defiende y les da garantías; el artículo 29 instaura que los derechos impostergables a la primera infancia (de cero a seis años): atención en salud y nutrición, el esquema completo de vacunación y la protección contra los peligros y la educación inicial. Como la información sobre el riesgo de desarrollo deficiente de los niños y niñas es importante, también lo es identificar áreas de intervención. Veamos cómo podemos darle esta atención.

 

El bienestar y desarrollo de los niños y niñas comienza con lo básico: buena alimentación y nutrición

La nutrición adecuada en niños y niñas parece una obviedad, pero al ser tan básica olvidamos que aunque lo sea, la realidad es diferente. 560.000 niños y niñas menores de cinco años sufren desnutrición crónica en Colombia y 15.600 padecen de desnutrición aguda severa, según la Encuesta Nacional de Situación Nutricional (4). El alimento nutre el cuerpo y la mente, si no se tiene, la desventaja física es también una social. 

Para esto es necesario garantizar una inversión en la nutrición de los que no la tienen. Esta es una inversión altamente costo efectiva según una investigación de expertos en economía, nutrición y política pública (5) en la que se estima que invertir un dólar en programas enfocados a reducir la desnutrición crónica genera en promedio beneficios de alrededor de 18 dólares gracias al incremento de la productividad en la adultez; por consecuencia invertir en este aspecto no se trata de caridad sino de crear una sociedad unida y una economía fuerte. 

Además hay que hacerlo con celeridad, según el análisis de The Lancet (6) debido a los efectos socioeconómicos de COVID-19 la malnutrición infantil podría aumentar un 14,3% en los países de ingresos bajos y medios; es decir, más de 10.000 muertes infantiles adicionales por mes.

Al mismo tiempo que atendemos el desarrollo de su cuerpo debemos tener presente el desarrollo socioemocional

Desarrollo-Socioemocional

Al vivir en un país con una historia rodeada por la violencia, es clara la inevitable necesidad de protección desde la infancia. La exposición a la violencia desde edad temprana puede perjudicar el desarrollo cerebral y los sistemas nerviosos, endocrinos, circulatorios, osteomusculares, respiratorios, reproductivos e incluso inmunológicos con consecuencias para el resto de su desarrollo (7). Las secuelas no son solo físicas, también se ven el desarrollo cognitivo, el rendimiento académico y profesional. 

La prevención y la respuesta está en la intervención de diferentes actores. Podemos comenzar con adoptar medidas sistemáticas para hacer frente a los factores de riesgos y brindar protección a niveles de riesgos entre lo individual, lo relacional (con sus núcleos familiares), los comunitarios (las fundaciones, instituciones educativas, los jardínes públicos, entre otros) y lo social (el vecindario está asociado con la salud, por ser fuente potencial de factores estresantes (8)). La protección de los niños y niñas requieren de la implementación y cumplimiento de la legislación, recursos comunitarios y, por supuesto, el apoyo social.

También te puede interesar: la atención integral también está por fuera de los machismos

 

La calidad de la educación inicial no podía quedarse atrás

Educación-en-Colombia

En la actualidad hay 1.374.423 niños y niñas menores de cinco años con educación inicial y la meta para el 2022 es de 2.000.000 (9). Este es un desafío si tenemos en cuenta que tan solo el 29.9% asiste a un espacio educativo en Colombia (39,9% en las ciudades y 21,8% en la ruralidad) según el DANE (10). Porque si hablamos de educación, no solo nos referimos a las ciudades; uno de nuestros mayores retos son las zonas rurales y su deserción que está relacionada con grandes distancias entre la casa y la escuela, ausencia de maestros y trabajo infantil (NiñezYA, 2018, p. 48).

Por supuesto aquí el impacto colectivo y la articulación intersectorial son una condición fundamental para la garantía de derechos fortalece la acción coordinada junto con el Estado, diferentes entidades en los territorios, e incluso los padres. La ley 1753 de 2015 en el artículo 56 (11) reconoce la educación inicial como un derecho de los niños y niñas menores de 5 años y reglamenta la articulación con el servicio educativo en el marco de la atención integral con:

  • El Sistema de Gestión de la Calidad.
  • El tránsito de la educación inicial al grado de preescolar. 
  • Los referentes técnicos y pedagógicos.
  • El Sistema de Seguimiento al desarrollo integral de la primera infancia. 
  • La excelencia del talento humano. 

Igualmente, el apoyo a los progenitores y cuidadores a través de la formación sobre crianza es vital para la educación con calidad, y si ellos en el futuro también desean cumplir ese rol, se ha comprobado que los padres y madres con niveles más altos de educación tienden a pasar más tiempo con sus hijos (12). El apoyo tiene resultados en el presente pero también en el futuro.  

 

El desarrollo integral es el cuidado de hoy y la esperanza del mañana

Desarrollo-Integral

Por supuesto que la atención integral requiere de muchos más aspectos, pero la urgencia está en resolver las condiciones de su desarrollo desde ahora. 43% de los niños y niñas menores de 5 años en los países de ingresos bajos y medianos, corren el riesgo de tener un desarrollo infantil deficiente (13). Erradicar la pobreza, acabar con el hambre y mejorar la nutrición, garantizar la salud, lograr igualdad de género y promover sociedades pacíficas es lo que buscamos para la atención de los niños y niñas; esto se obtiene con el trabajo y la inversión mencionada durante este artículo. 

Al invertir en salud, aprendizaje temprano y atención de calidad se obtiene un retorno de inversión del 13% anual por niño y niña (14). Al final, trabajar para que todos tengan el mismo estatus socioeconómico, es decir, el acceso a los recursos económicos y sociales, los beneficios y la posición que viene de estos recursos; esto se mide por los logros educativos, los ingresos o la ocupación. Según un estudio de 2012 (15) las familias con mayores recursos económicos pueden comprar alimentos más nutritivos, proporcionar entornos de aprendizaje más enriquecidos o incluso permitirse entornos de cuidado infantil de mayor calidad o comunidades más seguras. ¿Y quién no quiere esto para la primera infancia?

También te puede interesar:  

Por qué es importante la primera infancia

Importancia del regreso a clase

 

Bibliografía

 

1 BMJ Global Health

2 Función Pública

3 Socioeconomic status and cognitive functioning

4 ICBF

5 The economic rationale for investing in the stunning reduction 

6 Impacts of COVID.19 on childhood malnutrition  

7 Violencia contra los niños

8 Multilevel analyses of neighbourhood socioeconomic context and health outcomes  

9 De cero a siempre

10 DANE Gran encuesta

11 De cero a siempre balance

12 Parental education and parental time with children

13 Risk of poor development  in young children

14 Return on investment in birth-to-three early childhood 

15 Socioeconomic status and structural brain development

Compartir:

Otras noticias

desarrollo-integral-de-la-primera-infancia

El desarrollo del país está en la primera infancia

Los primeros años de vida Desde que estamos en la barriga de nuestras madres e...

Deberes-y-derechos-cuidado-de-los-niños

ABC de los derechos de los niños y niñas en Colombia

Un retrato: ¿cómo están los niños y niñas en Colombia? Andrés* vive con s...

Habilidades-Para-LaVida

5 habilidades para la vida de las niñas y los niños colombianos de hoy

Cuáles son las habilidades para la vida de los niños y las niñas Este es un ...

Ver todas las noticias