Compartir:

La importancia de las habilidades sociales en la Primera Infancia

Las niñas y los niños que ha tenido que relacionarse en la virtualidad enfrentan nuevos desafíos

Los niños y las niñas que están creciendo en el contexto del Covid-19 enfrentan un nuevo desafío con respecto a sus relaciones sociales: la virtualidad. Conoce la importancia de las habilidades sociales para su desarrollo.

¿Por qué importan las habilidades sociales en la niñez y la primera infancia?

El desarrollo saludable de las habilidades sociales en las niñas y niños a través de las interacciones en casa, y fuera de ella, son fundamentales para su autoestima, para el desarrollo de su empatía, y para el entendimiento de su rol en la sociedad y las normas. Las habilidades sociales también influyen en su salud mental y física en el presente, a largo plazo y en su conducta en general, como lo explica el estudio de la Universidad Nacional de San Luis (Argentina): Las habilidades sociales en niños y adolescentes.

Las habilidades sociales están vinculadas también al desarrollo cognitivo y se reflejan en las formas que tienen las personas de reaccionar ante los demás, ya sea con agresividad, paciencia, tolerancia y demás actitudes profundamente complejas que se empiezan a desarrollar desde la etapa prenatal y se complejizan en la vida adulta, todo esto se define como el proceso de socialización. 

El estudio también indica que se trata de habilidades aprendidas por observación, experimentación y refuerzo, por eso no solo influyen la familia y la escuela, sino también los contenidos y los medios a los que las niñas y niños tienen acceso, incluyendo aquellos a los que están expuestos. Estímulos que pueden ser tanto convenientes como inconvenientes.

Es importante incentivar interacciones sociales positivas para el buen desarrollo

También puedes leer: El desarrollo de habilidades en niñas y niños a través del juego

Desafíos para el crecimiento y desarrollo a través de la interacción y socialización hoy

En general, las niñas y niños que no socializan con sus pares o que se desenvuelven en interacciones violentas, tienen consecuencias negativas en su crecimiento, su desarrollo cognitivo y su salud integral.

Por otra parte, la estimulación temprana para la consolidación positiva de las habilidades sociales influye en la salud de la niñez y la primera infancia, debido a que se pueden transitar las circunstancias de estrés por medio de las interacciones sociales, el diálogo y la expresión de las emociones. 

Es por eso que el aumento de la virtualidad impulsada y acelerada por la pandemia del Covid-19 tiene consecuencias inconvenientes para las niñas y los niños porque ha dificultado el encuentro entre ellos, y ha provocado un aumento del estrés en los hogares y por ende entornos conflictivos. Ha aumentado el distanciamiento social y así, privilegia los principales factores para propiciar el desarrollo de habilidades sociales poco saludables.

Debido al aumento de los factores de riesgo para las comunidades más vulnerables como: el aumento de la pobreza, de la malnutrición y la violencia solo refuerza un ambiente que impulsa el abuso y la falta de interacción, o la interacción a través de la negligencia y la agresión. 

También puedes leer: ¿Cómo podemos alcanzar la calidad educativa para la niñez en Colombia?

Estrategias para gestionar los desafíos de las habilidades sociales en la niñez

Teniendo en cuenta las dificultades exacerbadas por la pandemia para el buen desarrollo de las habilidades sociales y las interacciones positivas entre las niñas y niños, para que estimulen su desarrollo, la Universidad de Harvard sugiere:

  • El cerebro está conectado con el corazón, el sistema inmune y el resto del cuerpo, por eso, la estimulación temprana es crucial para el buen desarrollo. Tanto para niños en desventaja que pueden aprender a gestionar las dificultades para fortalecerse, como en general para el crecimiento sano hasta la vida adulta.
  • Desarrollar programas de intervención o de atención para la niñez, más allá de la visión de si funcionan o no, que estén diseñados y pensados a partir de la persona más que desde el rendimiento. 
  • Es importante actuar en los marcos de tiempos propicios, especialmente en la fase prenatal a los 24 meses de vida, período durante el cual se consolidan y programan los sistemas del organismo.
  • Influyen las variaciones genéticas a nivel individual, el entorno y los factores de estrés y los marcos de tiempo; como tres factores integrales para una determinada respuesta frente a los riesgos de acuerdo con el comportamiento aprendido, la respuesta biológica y la salud. 
  • Invertir en la niñez y la primera infancia genera mayores retornos de la inversión por un mejor comportamiento social y también un mejor rendimiento en la salud frente a condiciones cardiovasculares, diabetes y depresión.
  • Es clave desarrollar políticas y programas que impulsen una actitud resiliente en la niñez y la primera infancia, debido a que el cuerpo y la mente pueden sanar por medio de relaciones, organizaciones, sistemas y comunidades saludables.

Impulsar la resiliencia a través de las habilidades sociales en la niñez y la infancia

 

Compartir:

Otras noticias

Las niñas y los niños que ha tenido que relacionarse en la virtualidad enfrentan nuevos desafíos

La importancia de las habilidades sociales en la Primera Infancia

¿Por qué importan las habilidades sociales en la niñez y la primera infancia?...

El acceso a educación de calidad es clave para la atención de la niñez y la primera infancia en Colombia

El impacto de los operadores de jardines infantiles en Colombia

El ICBF en su proceso de adjudicación de operadores de CDIs (Centros Desarrollo...

Política pública para el desarrollo de la primera infancia

Elecciones 2022: cierre de brechas para la primera infancia

La ironía del enfoque de Primera Infancia Desde hace 30 años se declaró la p...

Ver todas las noticias