Compartir:

Política pública para el desarrollo de la primera infancia en Colombia

1 Impulsemos la inversión en niños para cambiar el futuro del país

Aquí te contamos cómo la inversión junto a la política pública encaminadas al desarrollo y bienestar de los niños y las niñas tienen un profundo impacto en el futuro de Colombia. Conoce los esfuerzos y acciones para contribuir como ciudadano.

¿Por qué invertir en política pública de niñez genera tanto impacto positivo?

Al cambiar la perspectiva hacia cerrar las brechas entre niños y niñas que disfrutan sus derechos a plenitud frente a los que no, apuntaríamos al desarrollo integral, efectivo y sostenible del país. Un reto desafiante que podemos superar los diferentes actores de la sociedad, es decir, la ciudadanía, el Estado, los gobiernos, el sector privado, la academia y por supuesto la niñez como sujeto de derecho con voz y voto si se trabaja de manera coordinada y conjunta.

No solo es una situación de obligación social, ética y moral. El trabajo mancomunado, la política pública y la inversión encaminadas al desarrollo y bienestar de los niños y niñas generan un retorno de la inversión del 13% anual por niño en su época más temprana, un hallazgo clave de The Heckman Equation.

Cuanto más temprano se invierta en los niños y niñas menores de 8 ocho años, mayor es el resultado para el desarrollo presente y futuro del país. Es a esta edad que el cerebro construye las bases para el desarrollo de las habilidades cognitivas, socioafectivas y físicas necesarias para el éxito en el colegio, la salud, la carrera y la vida: es la fase crucial para convertir a las personas en ciudadanos productivos. Con un impacto en dos generaciones simultáneas, por un lado, las madres aumentan sus ingresos, mientras que los niños y niñas adquieren habilidades para alcanzar su máximo potencial.

 

La importancia de los niños supera lo que podemos imaginar

 

El juego es un derecho fundamental: ¿todos están jugando?

Si bien el juego es uno de los derechos fundamentales de los niños y niñas en el mundo tal como lo contempla la Convención de los Derechos del Niño y los desarrollos legislativos vigentes, tan impostergable como el derecho a la salud o la educación, en Colombia aún persisten las brechas que dificultan la garantía de sus derechos fundamentales. La respuesta es que no todos los niños y niñas están jugando en el país, es una de las temáticas menos consideradas para el crecimiento, desarrollo, y libre expresión de los niños y niñas.

En Colombia aún queda por desarrollar esfuerzos y trabajo con enfoque de política pública junto a espacios públicos destinados para el juego, una situación que impacta de manera directa en que las familias jueguen menos y se prioricen otras maneras de aprender y crecer.

En Colombia existen 300 ludotecas aprox. que atienden 1.000 niñas y niños al mes en promedio, en general se trata de alrededor de 300.000 niñas y niños​​; es decir, el 1.94% de la población infantil, una cifra extremadamente baja frente a los 15.448.285 de niños, niñas y adolescentes de nuestro país.

Fuente: NiñezYA-ESAP, 2020

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las niñas, niños y adolescentes entre 5 y 17 años deben invertir como mínimo 60 minutos diarios en actividades físicas asociadas con el juego, sin embargo, las cifras de la Encuesta Nacional de Situación Nutricional de Colombia (ENSIN, 2015) mostraron que solamente el 30% de los niños y el 20% de las niñas de 3 a 5 años practican actividades de juego que generan sudoración y aumento de la respiración (juego activo). El 62,30% de las niñas y 61,50% de los niños de 3 a 4 años pasan tiempo excesivo frente a las pantallas.

El 21% de usuarios de ludotecas en 12 municipios de Colombia, contó que jugaba 2 horas a la semana en familia y el 32% lo hacía 1 hora. Dedican este tiempo tan limitado por las ocupaciones de los adultos, los deberes domésticos, el uso del tiempo libre en redes sociales y elementos de tecnología y por la falta de espacios en los municipios para jugar.

Fuente: NiñezYA-ESAP, 2020

También te puede interesar: ABC de los derechos de los niños

 

¿Qué deberían hacer los gobernantes y tomadores de decisiones para mejorar el impacto de la política pública en la primera infancia?

Es fundamental que los tomadores de decisiones y gobernantes impulsen el desarrollo de la política pública en primera infancia y su implementación con base en evidencia para promover la innovación educativa y políticas de mayor impacto. 

Por otro lado, es clave que aumente la inversión en políticas de primera infancia. Una forma de lograrlo, es no sólo con mayores presupuestos sino también promoviendo y facilitando la articulación entre las instituciones junto a alianzas público-privadas.

En adición a ello, el Gobierno Nacional debería promover acciones concretas frente al cumplimiento del derecho al juego como fortalecer y construir ludotecas como, realizar campañas y estrategias para que las familias entiendan el juego como un aliado en la pandemia y en adelante para el aprendizaje de los niños y niñas en los hogares. Asegurarse de preparar profesionales e incluir en el currículo actividades de juego en las aulas.

Apoyar proyectos e iniciativas que le apuesten a la creatividad, la libre expresión y la lúdica como eje transformador de la niñez. Con un tema. Encargarse de generar propuestas con enfoque diferencial y transversal de género prioritario en la infancia desde el juego.

 

También puedes leer: Todo lo que debes saber del Impacto Colectivo por la primera infancia

 

Una nueva cultura en Colombia

Es posible vivir en un mejor país apostando por el futuro de Colombia a través del trabajo en política pública e inversión en niños y niñas para velar e impulsar su desarrollo integral como una nueva cultura en Colombia a través de tres aspectos principales:

 

1. Votación: Que los candidatos y gobernantes tengan planes y políticas para la primera infancia en programas de gobierno, y que este sea un criterio de votación para la ciudadanía a la hora de ejercer su voto. 

2. Veeduría: Hacerle seguimiento a los programas y que se ejecuten los recursos tal y como fueron propuestos y establecidos.

3. Apropiación y participación: En espacios locales, del barrio, ludotecas y que se pueda incluir dentro de esas acciones el propósito de impactar la primera infancia  de forma integral.

 

Como ciudadanos podemos tomar estas y otras acciones ahora para impulsar la niñez, conociendo las propuestas y planes de gobiernos para exigir la protección de los derechos de la niñez y sus asuntos impostergables por medio de la política pública y en la vida diaria desde el hogar, la escuela, la sociedad y el Estado. 

Más específicamente como lo señala un informe de Cero a Siempre, podemos intervenir en los patrones de crianza, en los procesos de educación inicial y en los imaginarios individuales y colectivos frente al rol de la niñez y su agencia en la vida pública.

No solo considerarlos como interlocutores válidos, sino promover su participación activa para favorecer, potenciar sus capacidades y potencialidades que poseen desde que nacen y desarrollan hasta la vida adulta.

También suma valor estar cada vez más pendientes de los indicadores de su desarrollo y contribuir a las iniciativas de todos los sectores de la sociedad que buscan impactarlos.

 

Exige y conoce la política pública para proteger a la primera infancia

 

Un infaltable para Colombia de cara a las elecciones 2022

Las implicaciones que tiene promover la participación de los niños en política pública implican un círculo virtuoso para su desarrollo y el del país. De acuerdo con de Cero a Siempre, en términos de desarrollo personal y fortalecimiento de la cultura democrática, los beneficios en la primera infancia son infinitos: aumenta la autoestima de los niños y las niñas y la confianza en sí mismos, fomenta sus capacidades generales, produce mejores rendimientos en todos los aspectos de su vida, refuerza la comprensión y compromiso de los procesos democráticos, protege a los niños con mayor eficacia, brinda la oportunidad de desarrollar el sentido de la autonomía, la independencia y una mayor competencia y adaptabilidad social. 

Para el país implica fortalecer la democracia, porque los niños y niñas desarrollan la capacidad de imaginar el mundo desde la perspectiva de los otros, de sentir un interés genuino por los demás, de convivir con la diferencia, de desarrollar el sentido de la responsabilidad individual de sus actos, de desarrollar el pensamiento crítico y las habilidades para expresarlo aún cuando no están de acuerdo con los demás. Es parte de la semilla para la construcción de una cultura de paz sostenible.

En definitiva, en los últimos años la política de Cero a Siempre ha logrado avances significativos, sin embargo hace falta mucho en términos de acceso, en tener una educación de mejor calidad, en la toma de decisiones basada en la evidencia y aumentar la inversión. Es un momento crucial para que el próximo presidente incluya esta visión dentro de su perspectiva de país, una Colombia en la que todos queremos vivir.

 

También te puede interesar: 

 El desarrollo del país está en la primera infancia

 

Bibliografía

 

  1. ¡Hora de aprovechar la diáspora colombiana!
  2. Informe NiñezYA
  3. Colombia: huellas del conflicto en la primera infancia
  4. Lineamiento Técnico de Participación y Ejercicio de la Ciudadanía en la Primera Infancia, de Cero a Siempre
  5. Invest in Early Childhood Development: Reduce Deficits, Strengthen the Economy

Compartir:

Otras noticias

Después de la pandemia: la actualidad de los niños en Colombia

El impacto de la pandemia en la niñez Ha pasado más de un año desde que se d...

1 Impulsemos la inversión en niños para cambiar el futuro del país

Política pública para el desarrollo de la primera infancia en Colombia

¿Por qué invertir en política pública de niñez genera tanto impacto positiv...

Reescribamos la historia de Colombia desde la construcción de paz

Un recorrido por la historia de Colombia para leer en familia Lee este capít...

Ver todas las noticias